Saltar al contenido

Diego Gallego no sigue como director en el Burgos BH

8 octubre 2015

Diego Gallego es el director deportivo del Burgos BH, conjunto ciclista de la ciudad más importante burgalesa, y ha vivido este deporte desde tres puntos de vista: corredor, director y comentarista de tv.

Nació en Burgos el 9 de junio de 1982 y antes de llegar a la dirección del conjunto, Gallego tuvo una corta pero intensa vida como ciclista. Tras evaluar en el baloncesto, a los 16 se interesó por el planeta de la bicicleta. «Tenía 15 años y seguía midiendo 1,56 metros. Era bajito relacionado con mis amigos y tomé la decisión cambiar de deporte».

Para decidirse por ámbas ruedas necesitó un impulso y su padre, que era cicloturista, le tentó. Desde ahí, todo fue ágil.De la mano de Julio Andrés Izquierdo, mánager del Burgos BH, en el año 2001 dio el salto a eso que se llamaba el Viña Magna-Cropu (el Burgos BH actual) para competir en la categoría principiante, notando un cambio sustancial. «Aficionados pide bastante, te lo tienes que tomar más seriamente. Yo subía de juvenil y me costó adaptarme». Así como reconoce nuestro Gallego, en esa categoría se replanteó dejarlo, pero siguió. «A día de hoy no me arrepiento», afirma.

Poco después, en el 2006, el conjunto se realizó Continental y Diego Gallego ha podido ofrecer un paso más en su escalada profesional para mantenerse ya el resto de su trayectoria deportiva como ciclista del club burgalés. «Es cierto que hubo comentarios de promociones en el 2004/05, pero tomé la decisión establecerme. A lo mejor fuera por tranquilidad, poseía el conjunto en el hogar y se encontraba muy a gusto».Tras numerosos años rivalizando en enormes carreras de todo el mundo, el más destacable gusto de boca de este ciclista burgalés le viene al acordarse La Tradicional de los Puertos en 2008, cuando entró en la línea de misión tercero, solamente unos segundos detrás de Alberto Contador.

La suerte no estuvo siempre del lado de Diego Gallego y las caídas truncaron su trayectoria profesional. De entre todas las que acumuló en su etapa final, la más grave fue la causada en Irlanda por un coche que nació en la carretera cuando iba en el grupo de cabeza del pelotón. Ahí perdió medio dedo índice de su mano, además de padecer una fractura de la meseta tibial de su pierna izquierda.«Fue duro, pero ágil. Las caídas acabaron conmigo, era desepcionante. Me pasaba un largo tiempo entrenando, llegaba a las carreras y sufría una exclusiva caída. Mi cuerpo y los doctores me hicieron ver que por el momento no podría volver a competir. Poseía que asimilarlo». De esta forma señala cómo sufrió la cruda situación de una elección que la vida tomó por él cuando todavía poseía intención de continuar corriendo.Tras lo que pasó, Julio Andrés le dio la posibilidad de enrolarse en el cuerpo técnico del Burgos BH. «Él me mencionó que si pretendía seguir corriendo poseía sitio, pero que si no podía, contaba conmigo como director deportivo del club».

En pocos meses, Diego Gallego se había sacado el carnet de director y se encontraba a los mandos del conjunto.«Fue todo muy ágil, no tuve tiempo de asimilarlo. De un día para el otro se encontraba dirigiendo a los que fueron mis camaradas. Se me logró raro».

De este modo, el que fuera ciclista modificaba el manillar de la bici por el volante. «El instante más duro fue en la Challenge Mallorca 2012, cuando me subí por primera oportunidad al coche del conjunto. En ese momento me di verdaderamente cuenta de que por el momento no era ciclista, ni podría volver a serlo».

Una vez superado el cambio, las cosas fueron bien para Gallego. El haber podido vivir el ciclismo como corredor le facilita entender qué puede requerir el ciclista en el todo el tiempo. «Intento tratarlos como me gustaba que me tratasen a mí, aunque de todo se aprende y cada contrincante es un mundo». Además, y como si no fuera suficiente, además ejerce como comentarista deportivo en Teledeporte a tiempo parcial, logrando gozar del ciclismo desde otro criterio.

Puede que siempre le quede la espina clavada de no haber corrido el Tour de Francia, pero la vida proporciona muchas vueltas y en este momento sueña con estar en esas disputas desde el lado técnico. «Hay que ser verdadera, pero soñar es gratuito y me encantaría llevar un Pro Tour».

Con los pies en el suelo, el director del Burgos BH tiene como propósito real llevar a su conjunto a competir en una Vuelta a España. «Sería muy bonito y dentro de lo que hay, es de lo verdaderamente posible que tenemos la posibilidad de llevar a cabo. Va a ser en 4 o 5 años, pero no es tan descabellado».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies